Trastornos en la lectura

Trastornos en la lectura

Trastornos en la lectura: 7 preguntas.

Todos hemos vivenciado algunos trastornos en la lectura mientras aprendíamos en la escuela. Ello es normal. Lo que no es normal es perpetuarlo por largo tiempo, peor aún si uno ingresa a una universidad o un instituto de estudios superiores.

Hay muchísimos alumnos, más de lo que no pudiera imaginarse, que presentan trastornos en la lectura, o sea, no leen como debe ser. En otros muchos casos, leen, pero no entienden lo que leen. Pueden ser muchos motivos. Quizá uno de los principales puede ser que en la familia no está instaurada el buen hábito de la lectura y por tanto los hijos no lo incorporan.

En otros casos, los trastornos en la lectura pueden aparecer porque los jóvenes han sido seducidos por los nuevos sistemas de comunicación rápida que son sumamente adictivos, y por tanto se malacostumbran a leer de manera muy elemental y básica. Esa es la lectura más fácil para entender y comunicarse de manera expeditiva, pero no necesariamente para comprender otras lecturas más complejas pero necesarias.

Sin importar el origen de estos trastornos en la lectura, el estudiante puede hacerse algunas preguntas para saber si presenta algunos de estos signos simultáneamente.

Trastornos en la lectura: 7 preguntas.

1. ¿Te distraes?
2. ¿Te da sueño?
3. ¿Te cansas al leer?
4. ¿No comprendes lo que lees?
5. ¿Retrocedes y vuelves a leer?
6. ¿Tardas mucho?
7. ¿Obtienes bajas calificaciones?

1. ¿Te distraes?

Uno de los síntomas en la mala lectura, como uno de los trastornos en la lectura equivocada, es que fácilmente te distraes. Esto puede deberse a, primero, no te gusta el tema, y eso es muy común. Por supuesto que para ese aparente obstáculo, ya se han encontrado soluciones fáciles de implementar.

Un segundo motivo es la inevitable distracción. Esto es lo que se llama un Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), que es esencialmente un problema neurológico que tiene solución. No tan común, pero hay. Hablamos de entre un 5 a 10% de la población infantil, adolescente y también juvenil. El alumno puede estar presentando este problema, y por tanto mientras antes se haga ver, mejor. Hay que visitar a un especialista para que lo diagnostique y que te solución el problema.

2. ¿Te da sueño?

Este es uno de los clásicos trastornos en la lectura. Si te da sueño mientras estudias los motivos pueden ser principalmente dos, entre otros. El primero es que no dormiste lo suficiente la noche anterior y por tanto te sientes somnoliento durante el día. El segundo motivo, del cual no eres culpable y nadie lo es, es que se presenta lo que se llama el microsueño.

Tenemos dos tipos de sueños: el macrosueño, que se da en las noches durante 8 horas aproximadamente, y el microsueño que aparece usualmente alrededor del mediodía y que es mucho más corto. Es una pequeña siesta. Usualmente aparece o coincide después de la comida principal del mediodía. Mientras hacemos digestión, la sangre se ubica en el aparato digestivo para procesar los alimentos y no en el cerebro. De allí el origen del sentirse somnoliento.

Otro origen también puede ser que no te guste el tema, punto que ya acabamos de ver. Todos estos casos tienen solución.

3. ¿Te cansas al leer?

Este es otro de los clásicos trastornos en la lectura. Los motivos pueden ser variados. Pueden ir desde que no te gusta el tema, de que no duermes lo suficiente, de la falta de costumbre de la lectura, de una exigencia académica la cual no es un hábito en ti, o también de que la intensidad de la luz con la cual estudias, no es la adecuada y por tanto te cansas.

Todos estos motivos tienen solución, ya sea en cuanto al tema o temas que no te agradan, ya sea en la insuficiencia en el dormir, el estar en una postura inadecuada al estudiar, o en la falta de la buena costumbre de la lectura, etc.

4. ¿No comprendes lo que lees?

Este es otro de los trastornos en la lectura muy comunes. La comprensión en la lectura va de menos a más. En otras palabras, la complejidad de las lecturas se van incrementando en la medida que los alumnos leen más, suben de grados y por tanto comprenden más. Es usual que al inicio les sea difícil entender lo que leen, puesto que es nuevo y seguramente el estilo puede ser un poco abstruso de entender.

Pero ello tiene solución y es muy simple: leer más hasta que puedas comprender más. Con mayor razón si el contenido de lo que lees es parte de tu carrera.

5. ¿Retrocedes y vuelves a leer?

En este caso, que es uno de los más comunes trastornos en la lectura, se debe a que el alumno lee todo el párrafo o la página, y al final se da cuenta que mientras leía estaba pensando en otra cosa, y por tanto tiene que retroceder y volver a leer todo. La explicación es sencilla: la velocidad del pensamiento es de 3 a 5 veces más rápida que la velocidad de la lectura.

Una vez sabido el problema, sabremos cómo solucionarlo: leer más rápido. Para ello hay varios métodos.

6. ¿Tardas mucho?

Los motivos pueden variar desde la falta de costumbre, la falta de motivación, el no gustar el tema, el estar somnoliento, la mala iluminación, entre otros tantos. Es necesario saber cuáles son los trastornos de la lectura que te están afectando y que pueden ser algunos o todos los anteriores. Pueden existir otros colaterales, como por ejemplo problemas personales o familiares. Todo ello influye en los estudios, y por supuesto en los resultados finales.

7. ¿Obtienes bajas calificaciones?

Las bajas calificaciones son el resultado final de una concatenación de eventos no deseables que pueden tener solución.

Pero también tenemos dos elementos más. Uno es la dislexia que puede ser el origen de estos trastornos de la lectura, y por tanto es necesario consultar con un profesional al respecto. El otro aspecto puede ser el síndrome de Tourette. Ambos tienen que ser vistos por especialistas. Mientras más pronto se pida consejo, mejor.

¿Eres consciente de todos estos puntos?
Si la respuesta es afirmativa, lo mejor es tener información al respecto, ya sea en términos médicos, o en particular en relación a las consecuencias positivas de tener métodos y hábitos de estudio. Para ello puedes contactarme en este Blog para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web. También puedes pedirme algún tipo de consulta o asesoría. Allí encontrarás todas las soluciones a los problemas arriba planteados y mucho más.

Enlaces recomendados

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »