Las profecías autocumplidas: 6 consideraciones y 4 reflexiones

Las profecías autocumplidas: 6 consideraciones y 4 reflexiones

Las profecías autocumplidas. 6 consideraciones y 4 reflexiones.

Antes de definir conceptualmente lo que son las profecías autocumplidas, déjame darte un ejemplo que ilustre este concepto. En marzo del año 1979, en California, cuando los periódicos de California comunicaron que se aproximaba una escasez de combustible, los automovilistas acudieron a las gasolineras para llenar sus tanques. Esto significó llenar 12 millones de tanques, dejando así sin reservas, y por tanto verificando la predicción de un día para el otro. El resultado fue que al día siguiente, tal como lo había predicho los titulares, hubo una escasez de combustible. Esto es una profecía autocumplida. Como este ejemplo, hay muchos, y es seguro que tú tienes en mente varios, ya sea de éxitos o de fracasos.

Por tanto, las profecías autocumplidas son las predicciones de que, puramente como consecuencia de haberlas hecho, causan el evento esperado o predicho y por tanto confirman su propia “exactitud”. Ante esta definición, hay que preguntarse si no son casi todas las decisiones humanas en gran medida las consecuencias de profecías autocumplidas.

Visto esto, ahora puedo preguntarte: ¿Tienes profecías autocumplidas negativas como por ejemplo «No tengo motivación para estudiar»? O mejor ampliemos este punto con otras preguntas más vinculadas como: ¿No sabes qué carrera seguir? ¿Te gustan muchas disciplinas o no te gusta ninguna? ¿No sabes cómo estudiar? ¿Te aburre estudiar? Y ante esto te cuestionas ¿Qué debo hacer para motivarme para estudiar una carrera y saber estudiar para terminarla?

Las profecías autocumplidas. 6 consideraciones.

Pero ante todo hay cosas que tienes que saber en relación a la motivación y que son las siguientes:

1. La gente no nace desmotivada.
2. Pero las circunstancias…
3. No valgo nada.
4. Sin embargo…
5. Creando un falso mito.
6. Siempre es verdad.

1. La gente no nace desmotivada.

Todos nacemos con emociones y las emociones son el motor de la motivación. No hay motivación sin emoción, y tú las tienes. No importa las circunstancias que estés viviendo, las emociones están allí, siempre.

2. Pero las circunstancias…

Pero las circunstancias (familiares, escolares o de cualquier otra índole) pueden hacer que te desmotiven. ¿Cómo es eso posible? Te enseñan desde pequeño a pensar y sentir que no vales nada, que no vales como persona.

3. No valgo nada.

Y si no vales como persona, no estás lo suficientemente motivado/a para aprender o descubrir quién eres y qué es lo que deseas.

4. Sin embargo,…

Sin embargo, todos/as, sin excepción, tenemos cualidades y potencialidades para hacer lo que deseamos y sentirnos satisfechos/as, aunque sean las cosas más humildes o extrañas que podamos hacer, desear, o estudiar.

5. Creando un falso mito.

El paso siguiente es que te creas un falso mito en relación a tí mismo/a y ello se convierte en realidad en la medida en que te lo repites: «no valgo nada», «no sé lo que quiero», «no soy inteligente», «no sirvo para esto o para lo otro», «estoy limitado/a por mi pasado», «estoy limitado/a por mis circunstancias», etc.

6. Siempre es verdad

Los motivos pueden variar desde la falta de costumbre, la falta de motivación, el no gustar el tema, el estar somnoliento, la mala iluminación, entre otros tantos. Es necesario saber cuáles son los trastornos de la lectura que te están afectando y que pueden ser algunos o todos los anteriores. Pueden existir otros colaterales, como por ejemplo problemas personales o familiares. Todo ello influye en los estudios, y por supuesto en los resultados finales.

Ya sea que creas que tú puedes o que no puedes, ambas afirmaciones son y serán siempre verdaderas.

Todos estos puntos son, obviamente, creencias limitadoras, profecías autocumplidas que reducen tu mundo y tus posibilidades. Créeme, tú tienes mucho potencial. No importa lo que eres o lo que estés viviendo o hayas vivido, tu pasado no te condena. Lo que te condena es la idea de que tu pasado te condena.

Las profecías autocumplidas. 4 reflexiones.

Pero las profecías autocumplidas pueden ser, y de hecho son también positivas.

¿Deseas cambiar y saber qué carrera seguir y saber cómo estudiar para obtenerla? Si tu respuesta es sí, entonces hazte un examen de consciencia tomando en cuenta los siguientes puntos:

  1. Reflexiona
  2. Recuerda
  3. Admite
  4. Resuelve

1. Reflexiona.

Reflexiona y recuerda cuántas profecías autocumplidas tienes o has tenido. Por ejemplo el haberte propuesto llamar la atención a un joven al cual te sentías atraída, o conquistar a una joven que siempre deseaste. En términos de estudio, el

2. Recuerda.

Recuerda cuántas profecías autocumplidas se han cumplido o no.

3. Admite.

Admite que algunas de ellas, para bien o para mal, fueron producto de tu propia decisión activamente desarrollada, pero posiblemente de manera inconsciente.

4. Resuelve.

Una vez admitidos estos pasos, plantéate una resolución personal. Recuerda que, definitivamente, todos tenemos un potencial enorme que debe ser aprovechado y que las profecías autocumplidas son también positivas.

No es difícil saber qué carrera puedes seguir. Para ello puedes pedir ayuda a un profesional con pruebas vocacionales junto con entrevistas. Puedes escuchar conferencias en relación a diversas carreras. Puedes hablar con distintos profesionales para que te expliquen la esencia de sus profesiones y de ese modo tener un abanico de posibilidades.

Finalmente vas a tener un resultado y podrás decidirte. Y a partir de ese momento, puedes empezar a probar una carrera. Si al inicio de ese carrera no te convence plenamente, puedes cambiar.

Pero lo que sí debes de tener muy en cuenta, es el método para lograrlo. No importa la carrera por la cual optes. Los medios para recorrer el camino del aprendizaje y conseguir tus metas ya está trazada. ¡Qué gran consuelo! Esos son los hábitos de estudio. Y son muy concretos y eficaces si se ponen en práctica de manera frecuente hasta que se logra incorporarlos como propios por el resto de tu vida.

Si deseas más información al respecto en relación a las consecuencias positivas de tener métodos y hábitos de estudio, puedes contactarme en este Blog ya sea para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web, o también para tener algún tipo de asesoría directa en línea.

Enlaces recomendados

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »