Participan los padres en los hábitos de estudio de sus hijos

Participan los padres en los hábitos de estudio de sus hijos

¿Participan los padres en los hábitos de estudio de sus hijos? 3 claves

¿Participan los padres en los hábitos de estudio de sus hijos? Por lo general, la mayoría los desconoce, los considera difíciles de adquirir, tiene dificultades de comunicación con sus hijos adolescentes y atraviesan por la complicación de no tener todo el tiempo disponible, que quisieran, para dedicarse a ellos.

Este vacío en nuestras sociedades influye en los siguientes aspectos: resultados negativos en la calificación de los alumnos, baja autoestima, falta de comunicación y distanciamiento entre padres e hijos, que no contribuyen a la educación.

Es sabido que en estos tiempos tanto el padre como la madre, deben trabajar para poder mantener el hogar y suelen tener poco tiempo y paciencia para dedicarse a los hijos. Además, hay algunas creencias que necesitamos mencionar. Hablemos de las soluciones.

¿Participan los padres en los hábitos de estudio de sus hijos? 3 claves

A través de estos puntos, demostraremos como participan los padres en los hábitos de estudio de sus hijos, mejorando en el tiempo.

  1. Tradicionalmente no participan los padres en los hábitos de estudio de sus hijos.
  2. Existe la creencia de que el hijo por ser universitario debería conocer esos hábitos.
  3. ¿Cómo resolver el escaso tiempo disponible para la dedicación a los hijos?

1. Tradicionalmente no participan los padres en los hábitos de estudio de sus hijos

Lo que usualmente es tradicional ha sido la exigencia y la presión que se ejerce sobre los jóvenes para que estudien, pero no se les enseña cómo. Y no se les puede enseñar el cómo, porque los mismos padres sufrieron esa ausencia, no tuvieron ese conocimiento tan valioso. 

«¡Estudia fuerte!», se les exigía, pero sus padres no podían precisar cómo hacerlo.

Es probable que, cuando sus padres veían a sus hijos trasnochar para estudiar, hayan pensado que ese era el verdadero estudio, o sea el sufrimiento, el «quemarse las pestañas» estudiando. Nada más falso. Mientras más trasnochadas tengas, probablemente te vaya peor en todo.

Siempre lo mejor es estudiar diariamente con técnicas específicas como horarios, fraccionamiento del tiempo, entre otras y que mejor verlo en el día a día, en casa, para poder determinar cómo participan los padres en los hábitos de estudio de sus hijos.

2. Existe la creencia de que el hijo por ser universitario debería conocer esos hábitos

Probablemente los padres tuvieron las mismas experiencias cuando eran jóvenes estudiantes, conviviendo con esporádicos éxitos y resultados negativos en lo académico. Al no poder involucrarse al máximo con sus hijos y no tener todo el conocimiento acerca de los hábitos que podrían trasladarse, se asigna a la Universidad como la responsable de otorgárselos.

Así como los seres humanos que tienen hijos, no se convierten automáticamente en los mejores padres, sino que, requieren un proceso de aprendizaje donde existen decisiones y etapas por superar, del mismo modo, cuando somos adolescentes, el ingreso a la Universidad y su permanencia no explica, necesariamente, la adquisición de métodos y técnicas de estudio.

El seguir estudios en una institución académica no significa de manera automática que todo saldrá bien. Los retos son siempre cada vez mayores. Si uno logra aprobar cursos de cierta dificultad, el siguiente semestre o el siguiente año, la universidad te pondrá más retos y dificultades para que saques lo mejor de ti. Pero si no tienes métodos y técnicas de estudio, esos retos se convertirán en obstáculos posiblemente insalvables.

¿Se entiende ahora la necesidad de que los padres participen en los hábitos de estudio de sus hijos?

3. ¿Cómo resolver el escaso tiempo disponible para la dedicación a los hijos?

En los tiempos actuales, cuando usualmente ambos padres trabajan para sostener el hogar, el tiempo es el valor más codiciado.

El escenario de la falta de tiempo se puede complicar inclusive alrededor de los mismos padres, que buscan dedicarle tiempo a sus hijos estudiantes. Una buena práctica, implica motivarles a encontrar las técnicas universales más comunes acerca de los métodos y hábitos de estudio. 

Si nuestros hijos se interesan en ellas, las ponen en práctica y obtienen mejores resultados, aprendiendo a estudiar tal y como se debe hacer, el rol de los padres se habrá iniciado adecuadamente. 

La ausencia de tales métodos, las falsas creencias sobre lo que son los universitarios y la escasez de tiempo, son algunos de los elementos que, desafortunadamente, no fomentan los hábitos y técnicas de estudio entre los hijos.

Si desea más información al respecto en relación a las consecuencias de no tener métodos y hábitos de estudio, puede contactarme en este Blog ya sea para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web, o también para tener algún tipo de asesoría directa en línea.

Enlaces recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »