Mi esfuerzo no se refleja en mis calificaciones

Mi esfuerzo no se refleja en mis calificaciones

Mi esfuerzo no se refleja en mis calificaciones: 4 creencias

¿»Mi esfuerzo no se refleja en mis calificaciones»? ¿»Cuánto más debo esforzarme para tener buenas notas»? ¿»Qué debo hacer para subir mis calificaciones»? ¿Son preguntas que te realizas diariamente al estudiar? ¿Tienes respuestas para ellas? ¿Crees que obtener buenas notas es algo mágico e imposible?

Estas preguntas reflejan las quejas de los jóvenes que se encuentran cursando materias en un instituto de estudios superiores o en la universidad. Lo importante es que los alumnos además de identificar este sentimiento y los resultados que no les acompañan positivamente, puedan entender que existen formas de superarlos, gracias a los métodos y hábitos de estudio. La falta de estas fórmulas son la principal razón que explica la situación que vives.

La relación entre esfuerzo y obtención de buenas calificaciones, por sí sola, no explica o genera una causa-efecto, que te lleve a los mejores resultados. Puede incluso ser lo contrario. Digamos que el esfuerzo académico puede optimizarse y complementarse estratégicamente con nuevas competencias y habilidades producto de aprender y practicar los métodos y técnicas de estudio. Empecemos por revisar cada una de las frases con las que convives alrededor de este problema.

Mi esfuerzo no se refleja en mis calificaciones: rompiendo los mitos.

Desde las afirmaciones de los alumnos respecto del esfuerzo académico versus los resultados obtenidos, encontraremos aportes y soluciones.

  1. Reduce el esfuerzo optimizando tu tiempo.
  2. ¿Realmente practicas hábitos de estudio?
  3. Canaliza tu energía en adquirir buenas técnicas de estudio.
  4. ¡No te trasnoches! Las amanecidas no suman.

1. Reduce tu esfuerzo optimizando tu tiempo

Detrás de decir: «Mi esfuerzo no se refleja en mis calificaciones», existe un problema de administración del tiempo, que al no asumirlo genera un sufrimiento casi perpetuo. Cuando los alumnos no saben capitalizar sus tiempos, fraccionar las horas o aprender a concentrarse, el aprendizaje no llega. Luego, es obvio tener malos resultados.

2. ¿Realmente practicas hábitos de estudio?

Muchas veces los alumnos creen tener hábitos de estudio, pero cuando se les confronta con una lista de malos hábitos, muy usualmente se dan cuenta que están practicando malas técnicas. Finalmente, luego de exponerles todos las malos y buenos métodos de estudio, se dan con la desagradable sorpresa de que sus prácticas son las equivocadas.

3. Canaliza tu energía en adquirir buenas técnicas de estudio

La mayoría de alumnos que llegan hasta nuestras asesorías mencionando: «Mi esfuerzo no se refleja en mis calificaciones» destinan tiempo y energía a métodos y técnicas de estudio que no funcionan. Ellos además, sostienen la falsa creencia de que adquirirlos es muy difícil cuando en realidad no lo es.

Siempre les pregunto a mis alumnos: ¿Cuántas veces aprendieron a caminar? Por supuesto me dicen que una sola vez; igualmente les pregunto: ¿Cuántas veces aprendieron a hablar? La respuesta es la misma; incluso en relación a montar bicicleta, leer, patear una pelota, y otras actividades.

La conclusión es una: luego de aprender los métodos, y por supuesto de practicarlos, éstos no se olvidan y se convierten en una de nuestras capacidades que podemos aplicar en forma automática.

4. ¡No te trasnoches! Las amanecidas no suman.

Una de las creencias más tontas e inútiles que hay, es la de trasnocharse estudiando en grupo o individualmente.

Trata de verter todo el contenido de una jarra, en un solo vaso pequeño con la intención de que todo el líquido entre allí. Por supuesto que éste se rebalsará y mucha del agua quedará fuera. Igual ocurro con los conocimientos que queremos «hacer entrar en nuestro cerebro» en una sola noche. ¿Cuánto conocimiento crees que se mantendrá en tu mente? ¿No piensas que terminarás como el vaso rebalsado? 

¿Recuerdas el punto número 1 de estos consejos? El tiempo es tu aliado, administra día a día tu aprendizaje y podrás incorporar más información sin necesidad de trasnocharte. Si no haces esto, el tiempo será tu enemigo. 

5. Confía en aprender las mejores prácticas de estudio

Para no tener que decir «mi esfuerzo no se refleja en mis calificaciones», lo mejor por hacer es poner en práctica las buenas técnicas y métodos de estudio. A ello, crear una disciplina te volverá mucho más consciente de un rápido avance y no tendrás que asumir el alto costo de un esfuerzo concentrado que actualmente padeces. Por el contrario, aprenderás más y retendrás más que antes.

Si parte de tus problemas ha sido el mantener por inercia métodos que no te fueron útiles, con resultados negativos, y las ideas que he expuesto líneas arriba, te parecen mejores, entonces eres candidato/a a aprender los buenos métodos y técnicas de estudio.

En este proceso, puedo acompañarte a reconocer los malos hábitos que has estado practicando, si lo deseas, a través de un proceso de consultoría personalizado.

Si deseas más información al respecto en relación a las consecuencias de tener dificultades en cuanto a métodos y hábitos de estudio, puede contactarme en este Blog ya sea para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web, o también para tener algún tipo de asesoría directa en línea.

Enlaces recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »