Los padres motivan a sus hijos

Los padres motivan a sus hijos

Los padres motivan a sus hijos: 4 claves.

Ante la pregunta de si los padres motivan a sus hijos, empecemos la respuesta con una frase de Napoleón Bonaparte. «La educación de un niño comienza veinte años antes de su nacimiento con la educación de sus padres». Y es bastante cierto.

Los padres motivan a sus hijos, siempre y cuando hayan sido motivados o hayan aprendido a automotivarse desde edades tempranas. Si los padres no tienen motivación para vivir, esa conducta desmotivada, ese ejemplo desmotivador será percibido por los hijos desde muy pequeños.

Los hijos aprenden más, perciben e imitan las conductas de los padres más de lo que podemos imaginar. No importa que los padres le digan en palabras lo contrario, puesto que ellos/as están más pendientes de sus comportamientos y actitudes. Por tanto, los padres motivan a sus hijos, usualmente a través de sus propios comportamientos.

Que los padres motivan a sus hijos puede crear una profecía autocumplida.

¡Profecía autocumplida! ¿Qué es eso en relación a que los padres motivan a sus hijos? Una profecía autocumplida es una predicción que, una vez hecha, es en sí misma la causa de que se convierta en realidad.​ O sea crea sus propias condiciones materiales para que se haga realidad. Veamos en detalle este asunto en relación con los estudios.

  1. La frase de Napoleón Bonaparte.
  2. California 1979, una profecía autocumplida.
  3. La profecía autocumplida en la educación.
  4. La profecía se amplía.

1. La frase de Napoleón Bonaparte.

La frase de Bonaparte puede ser muy adecuada: los padres motivan a sus hijos mediante actitudes y conductas, es una manera de «contagio» positivo para los hijos, quienes lo imitan desde pequeños. Padres motivados y que creen en ellos mismos, más allá de las dudas que todos podemos tener, es una actitud y conducta que debe ser cultivada desde que los niños empiezan a crecer.

Así pues, los niños aprenden la esperanza, la seguridad y la convicción de que se pueden hacer las cosas bien, y en este caso en relación a la educación.

2. California 1979, una profecía autocumplida.

Un día del año de 1979, en algún periódico en la ciudad de California, apareció un anuncio informando que al día siguiente habría una escasez de combustible para automóviles. Una vez leído eso, las gasolinerías estuvieron atiborradas de automovilistas ansiosos de llenar sus tanques. Por supuesto el resultado fue que al día siguiente el encabezado del periódico se hizo realidad. Se cumplió la profecía.

Esto se puede aplicar perfectamente a los jóvenes que estudian carreras profesionales. Si están convencidos que en el futuro serán muy buenos en sus especialidades y se esfuerzan para ello, así será. Por supuesto, siempre haciendo los esfuerzos necesarios para superar los obstáculos del camino.

3. La profecía autocumplida en la educación.

Una vez aprendida la esperanza, y vista la conducta de los padres, y practicada de manera constante, no importa si se presentan obstáculos en el camino en cuanto a la educación, siempre los jóvenes adolescentes buscarán que esta profecía se autocumpla, porque antes se cumplió con sus padres. Así pues, la frase que los padres motivan a sus hijos puede ser muy cierta.

4. La profecía se amplía.

El principio de la profecía autocumplida en educación, se puede ampliar hacia otras áreas de la personalidad y actividades en general, cosa que es muy positiva. Eso no significa que solo habrán éxitos. Pero esta actitud es una gran motivadora para ello.

Qué mejor que, para ayudar a generar una profecía autocumplida, aprender métodos y hábitos de estudio que faciliten justamente que la profecía se autocumpla a través del tiempo.

Si deseas más información al respecto en relación a las consecuencias de tener métodos y hábitos de estudio, puedes contactarme en este Blog para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web. También puedes pedirme algún tipo de consulta o asesoría.

Enlaces recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »