La pandemia y sus consecuencias en los estudios

La pandemia y sus consecuencias en los estudios

La pandemia y sus consecuencias en la educación: 5 consideraciones.

La pandemia y sus consecuencias en la educación ha traído efectos catastróficos, entre ellos el cierre de las escuelas y con seguridad un impacto intergeneracional en un futuro no muy lejano. Es probable que la educación sea la cicatriz más profunda y duradera que nos haya dejado el virus.

Los niños de América Latina y el Caribe son los más afectados. Cerca del 60% de los menores de la región perdieron el año lectivo y 13 millones no tienen acceso al aprendizaje a distancia. Aparte, hay un grave problema de deserción escolar. Se calcula que solo el 46% de los alumnos terminará la escuela, y engrosarán el rubro de desempleo juvenil, que es ya tres veces mayor que los adultos. Las más graves consecuencias de la falta de educación se verá después.

La pandemia y sus consecuencias en la educación, o digamos más bien la falta de educación debido a la pandemia, se refleja en la actualidad en el reclutamiento de niños y adolescentes en bandas de delincuentes. Este fenómeno puede ser difícil de revertir en el futuro.

Veamos algunas de las consecuencias inmediatas de la pandemia en los estudiantes.

  1. Alfabetización digital individual.
  2. Alfabetización digital familiar.
  3. Tiempo sacrosanto.
  4. El doble filo de las cosas.
  5. Motivación para aprender.
  6. La enseñanza de hábitos de estudio.

1. Alfabetización digital individual.

El aprendizaje remoto no es tan fácil de aprender.

La pandemia y sus consecuencias en la educación se refleja también en la necesidad del aprendizaje y fortalecimiento de los nuevos modelos de aprendizaje presencial y no presencial. La familiarización del uso de bibliotecas digitales, así como las plataformas educativas.

2. Alfabetización digital familiar.

Esta alfabetización digital, también involucra a la familia. Es necesario que la familia conozca esta nueva manera de recibir educación. A veces el grupo familiar no toma tan en serio esta nueva modalidad e interfiere con las clases mismas, haciendo ruido, interrumpiendo.

En realidad están retrasando o interfiriendo severamente en el aprendizaje del estudiante, así como interfiriendo en el aprender a concentrarse durante el estudio.

3. Tiempo sacrosanto.

La pandemia y sus consecuencias en la educación están también reflejadas cuando se habilita un espacio en el hogar para las clases universitarias o escolares. Es necesario que el estudiante comprenda que el tiempo dedicado al dictado de clase en línea, pero en casa, es tan sagrado como el dictado presencial.
No es inusual que el estudiante se ausente de clase porque no lo ven, o se excuse de que su cámara está funcionando deficientemente. Eso no ayuda.

4. El doble filo de las cosas.

Si bien la pandemia y sus consecuencias en la educación puede apreciarse positivamente cuando los alumnos mejoraron sus habilidades en el uso de las nuevas tecnologías comunicativas, también ese nuevo conocimiento y nuevas habilidades pueden ser utilizadas como arma de doble filo, puesto que se pueden usar para crear engaños y maquinaciones.
Por ejemplo, el uso de plataformas o aplicativos que «ayudan» al estudiante tanto a modificar su trabajo que puede estar mediocremente hecho, como a plagiar otros trabajos y monografías.
Lo que antes era considerado un defecto y un error, cual es el plagio y el engaño, pareciera por momentos que se están convirtiendo en cualidades para lograr exitosos resultados.

5. Motivación para aprender.

La pandemia y sus consecuencias en la educación se manifiestan también en la falta de motivación por estudiar, debido a que es más fácil el plagio y el descubrimiento que muchos profesores no tienen tiempo o no están suficientemente motivados para investigar si el alumno ha plagiado o no.
Lo que usualmente motiva al adolescente, no son usualmente los retos, sino la distracción y la diversión. Esto puede ser un revés para la educación puesto que es más fácil perder la concentración y la motivación, cuando las clases no son presenciales.

Sin embargo, las nuevas habilidades que los estudiantes han adquirido durante la pandemia, deben ser aprovechadas en la enseñanza presencial y no presencial para que ellos tomen consciencia de la mayor facilidad para investigar y hallar cosas sorprendentes en el mundo del conocimiento.
Por tanto, la motivación para aprender, presencial o no, debe estar dirigida a que el estudiante que se sorprendan y se maravillen de lo que descubre durante la enseñanza.

6. La enseñanza de hábitos de estudio.

La mejor manera de sentir y hacer que los estudios no sean una carga psicológica, es adoptando hábitos y métodos de estudio con los cuales el proceso de aprendizaje se hace fluido y agradable.
Las técnicas y los principios que se aplican en el aprendizaje no digital, se aplica también en el nuevo aprendizaje digitalizado, sin obstáculo alguno. Así pues, cuando se descubre que los estudios no son una carga, sino por el contrario un descubrimiento, ellos se convierten en una liberación para el espíritu y una motivación para la mente.

Alfabetización digital
La pandemia y sus consecuencias en la educación: alfabetización digital

Si deseas más información al respecto en relación a las consecuencias de tener y practicar métodos y hábitos de estudio, puede contactarme en este Blog para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web.

Enlaces recomendados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »