La memoria de WhatsApp

La memoria deWhatsApp

La memoria de WhatsApp: 5 aspectos.

La memoria de WhatsApp: 5 aspectos.

La memoria de WhatsApp es, en mi opinión, un problema que acontece en la actualidad, muy en particular entre las generaciones más jóvenes favorecidas por los nuevos sistemas de comunicación que ofrece el mercado, los cuales disfrutan y usualmente manejan con una gran habilidad.

Por supuesto que este término también se le puede denominar «memoria Instagram» o «memoria Twitter» y así sucesivamente. No se critica ni se juzga la utilidad y el valor de estos programas y aplicativos, pero sí se debe advertir sobre su uso y abuso, y las posibles consecuencias que pueden ocurrir y están ocurriendo en la actualidad.

Definiría la memoria de WhatsApp, como aquella memoria de muy corto plazo, en donde lo que usualmente se lee o se ve no solo tiene una cortísima duración. Por ejemplo, está estandarizado que el tiempo promedio de ver una imagen es de tres segundos. Yo agregaría además, que la necesaria costumbre de borrar los mensajes e imágenes del celular-móvil, también se puede extender, como una orden inconsciente, hacia otros circuitos, no relacionados solo con el celular-movil.

Alguien podría argumentar que el borrar los contenidos del celular-móvil, no solo es normal sino que es recomendable, puesto que usualmente el contenido enviado no tiene mayor importancia salvo para coordinar, ejecutar o acordar entre personas algún aspecto operativo en sus vidas, por un lado. Y por el otro, permitir que se llene la memoria del móvil, impediría la entrada de más mensajes.

Ello es cierto, sin embargo, este proceso mental de la memoria de WhatsApp presenta una dinámica más compleja y hasta peligrosa. Veamos algunos de sus características.

La memoria de WhatsApp.

  1. Leer-ver y borrar.
  2. Leer-ver y borrar como regla.
  3. La cadena perpetua.
  4. La trivialización generalizada.
  5. Las multitareas (el multitasking).

1. Leer-ver y borrar.

La memoria de WhatsApp, es el proceso casi mecánico de leer-ver y borrar, y es ejecutado diariamente durante una cantidad significativa de tiempo, en particular entre los jóvenes. Cuando se suman las horas invertidas en los celulares-móviles, usualmente los mismos adolescentes se sorprenden y hasta se sienten culpables de haber invertido tanto tiempo en ello.

2. Leer-ver y borrar como regla.

Este proceso tan mecánico y tan repetitivo en la memoria de WhatsApp, usualmente se desliza y se puede convertir, y de hecho se convierte, en una suerte de «regla» o costumbre que se extiende hacia otras áreas, como las áreas del conocimiento y el estudio, o sea a borrar los contenidos de la memoria fisiológica, la memoria humana. Por ejemplo, es usual que entre los alumnos de secundaria, mantengan la mala costumbre de borrar de su memoria una lección que haya finalizado con un examen, y que en el examen el alumno haya aprobado.

Esto también se puede extender a los cursos finalizados en el año escolar, y por tanto, y casi de manera inconsciente el alumno ordena «borrar» de su memoria el curso entero en vista de que ya lo aprobó.

3. La cadena perpetua.

La memoria de WhatsApp está también reforzada con las sobrecargas que reciben los usuarios, tanto en mensajes como en imágenes. Esta información parece inocua, inofensiva. Sin embargo tenemos lo siguiente.

Mientras que en el medioevo europeo el promedio de imágenes que un noble veía durante toda su vida (que usualmente era mucho más corta que el actual) eran solo de 30, en la actualidad ese promedio se ha alargado hasta llegar a ser 20 imágenes o más por minuto. Por tanto, es un imperativo la necesidad de «leer-ver y borrar». Imaginémonos la cantidad de imágenes (incluidos vídeos y películas) que se pueden ver a lo largo de la vida de uno en estos días.

Esto suena como una suerte de cadena perpetua durante la vida de los usuarios: tener que lidiar con este proceso casi de manera permanente.

4. La trivialización generalizada.

La velocidad con que el proceso de la memoria de WhatsApp se reproduce, es casi hasta el infinito. Y eso hace que casi todo lo que pasa por los ojos y mentes de los jóvenes, se trivialice. Eso también puede incluir la trivialización del conocimiento, y por conocimiento me refiero a aquel conocimiento que es la base de las carreras profesionales o técnicas, tan necesarias y útiles.

Así pues, este proceso termina perpetuándose como una práctica y por tanto implícitamente como regla, regla que es casi incuestionable.

5. Las multitareas (el multitasking)

A todo lo anterior, se aúna otro proceso que complejiza y complica más nuestra memoria, y que cuando entran en acción las multitareas (o multitasking en inglés). Esta se caracteriza por hacer varias cosas a la vez.
No está nada mal que se practique las multitareas. Si no existieran las multitareas, probablemente estaríamos aún, como especie humana, en los árboles.

El problema se complica cuando la satisfacción de hacer varias cosas a la vez, entra en conflicto con la habilidad que se debe cultivar que es la concentración. O sea la capacidad de enfocarse en un tema, o quizá dos, para entenderlo y aprenderlo mediante la repetición. La concentración es necesaria para los estudios académicos universitarios y técnicos, y es una habilidad que se adquiere con perseverancia.

El cerebro está diseñado, no para la concentración, sino para la distracción. Le encanta el placer de la distracción. Ello no es para nada criticable ni condenable. Lo que es condenable es no adquirir esa otra habilidad. Es necesario, pues, dosificar la distracción así como las multitareas. Una disciplinada dosificación da espacio al cultivo de la concentración.

Para ello hay modos sencillos y prácticos para lograrlo. Y eso se adquiere a través de la adquisición y adopción de los hábitos de estudio. Si deseas más información al respecto en relación a las consecuencias de tener métodos y hábitos de estudio, puedes contactarme en este Blog para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web. También puedes pedirme algún tipo de consulta o asesoría.

Enlaces recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »