Estrategias en el aprendizaje

Estrategias en el aprendizaje

Estrategias en el aprendizaje: 3 obstáculos

¿Qué son estrategias en el aprendizaje? La mayoría de las personas no disponen de un variado número de estrategias para encarar ciertas circunstancias en la vida. Usualmente usan el mismo tipo de estrategia para todo y lo que ocurre es que son buenos para algunas cosas y malos para otras. Usualmente pueden estar usando pocas estrategias en el aprendizaje, y por tanto los resultados pueden ser desalentadores.

Desafortunadamente, en la actualidad en las escuelas secundarias ni en las universidades se imparten estrategias en el aprendizaje para mejorar las calificaciones de los alumnos. Esa etapa de la adolescencia es probablemente la más fructífera. Si hacemos una comparación con alguna figura, la adolescencia es un parcela de tierra con muchos nutrientes en la cual se pueden esparcir mucha semillas que luego rendirán frutos. Mientras más alternativas y estrategias tenga un/a estudiante adolescente, más creatividad podrá tener para actuar en la vida universitaria y en sus propias vidas.

En general, la mayoría de las personas tienen tres o cuatro estrategias básicas, mientras que una persona realmente flexible podría llegar a tener hasta una docena de estrategias. Los últimos años de la escuela y los primeros de universidad o de institutos de estudio superiores, son los momentos ideales para echar las semillas. En otras palabras, sería lo óptimo sembrar en los alumnos estrategias en el aprendizaje pero también estrategias para la vida.

Dependiendo qué tipo de conclusiones tengamos en relación a un cúmulo específico de experiencias, tendremos un modelo más rico y por tanto más alternativas estratégicas para utilizar. O bien puede ser lo contrario, o sea más bien estrategias pobres y de poca utilidad.

El problema es cuando ciertas estrategias que nos sirven para vivir, crecer, cambiar y madurar, pueden ser también obstáculos para enriquecernos.

Estrategias en el aprendizaje: 3 obstáculos.

  1. La generalización.
  2. La eliminación.
  3. La distorsión.

1. La generalización.

Este concepto puede ser definido como «el proceso mediante el cual algunos de los elementos de un modelo observado, como puede ser una conducta o una observación, llegan a representar la categoría total de la cual la experiencia es solo un caso particular.» Este proceso puede ser esencial para la supervivencia humana. Por ejemplo la experiencia de tocar el fuego y quemarse, se hace extensible a todo lo que es fuego.

Ejemplos de ello pueden ser: «las personas de tal nacionalidad o raza son trabajadoras», «si la mayoría de la gente tiene esta conducta, entonces es válida y hay que generalizarla», «si la mayoría de los estudiantes practican ciertas estrategias de estudio como el quedarse en vela toda la noche estudiando, entonces esa práctica se debe generalizar», «si la mayoría de la gente lo hace, yo también puedo y debo hacerlo», etc.

Este último ejemplo puede ser muy influyente y generalizante cuando los alumnos ven que la mayoría de estudiantes no tienen métodos ni hábitos de estudio, y que esa es la manera natural de conseguir el título. De una u otra forma, la influencia del contexto es muy gravitante y empobrece las estrategias en el aprendizaje.

2. La eliminación.

Es el proceso por el cual prestamos atención selectivamente a ciertos fenómenos y al mismo tiempo prescindimos de otros fenómenos.

La eliminación reduce un mundo que puede ser muy complejo a dimensiones en que nos sentimos capaces de entenderlo y manejarlo. En ciertas circunstancias esto puede ser muy útil, sobre todo si conocemos esas dimensiones y complejidades, pero en otras circunstancias puede originarnos sufrimiento.

Por ejemplo, en los primeros ciclos de universidad, se puede tender a simplificar, o en otras palabras, a eliminar aspectos del contexto con la falsa expectativa de que, simplificando las cosas, todo irá mejor. Lo más probable es que no. Cuando las circunstancias se complejizan, es necesario hacer lo mismo con las estrategias y no lo contrario.

3. La distorsión.

Esta es un proceso que nos permite hacer cambios en nuestra experiencia interna. Esto puede llevarnos a un enriquecimiento de nuestro mundo interno, pero también a un empobrecimiento del mismo si la experiencia que hemos tenido ha sido frustrante.

Por ejemplo, una persona puede creer que ciertas muestras de afecto de su pareja, son solo comportamientos de compromiso pero que en realidad no son de verdadero afecto. Otro ejemplo de distorsión podría ser cuando un alumno no tiene confianza en ciertos métodos o hábitos de estudio, o cuando considera, por ejemplo, que sus mejores calificaciones no fueron debido a sus esfuerzos, sino a casualidad.

Por tanto, una experiencia poco gratificante, como podrían ser malas calificaciones al inicio de una carrera, puede conducir a que el/la estudiante generalice las dificultades de la universidad, o considere que él o ella son incapaces de lograr un título. Por tanto se presentan también eliminaciones y distorsiones.

En resumen y como conclusión, para que un/a estudiante tenga éxito en su carrera, lo ideal es incorporar varias estrategias para el aprendizaje, de modo que enriquezca su modelo mental y se desenvuelva con seguridad al estudiar y obtener buenas calificaciones. La incorporación y práctica de métodos y hábitos de estudio son las estrategias en el aprendizaje para el éxito académico.

Estrategias en el aprendizaje
Estrategias en el aprendizaje

Si deseas más información al respecto en relación a las estrategias en el aprendizaje y a las consecuencias de tener métodos y hábitos de estudio, puedes contactarme en este Blog para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web. También puedes pedirme algún tipo de consulta o asesoría.

 

Enlaces recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »