El misterio del Estrés Académico

El misterio del Estrés Académico: 5 aspectos

En los últimos tiempos, el misterio del  Estrés Académico ha sido un problema que ha estado creciendo notoriamente.

Aquello que usualmente produce el estrés académico son las exigencias naturales que una carrera demanda: exámenes, trabajos, tiempo para estudiar, etc., pero lo que empeora y fomenta el estrés es la falta de técnicas, la falta de disciplina, entre otras exigencias.

En la medida que uno no tenga métodos ni hábitos de estudio, habrá más propensión a sufrir de estrés académico durante la carrera.

No existe una sola definición sobre el estrés, pero las siguientes características pueden ser muy útiles para entender si una persona que se encuentra cursando una carrera, puede estar en camino al estrés.

El misterio del Estrés Académico: 5 aspectos

  1. Lo que no es el estrés.
  2. Dos tipos de estrés.
  3. Lo que puede llevar al estrés.
  4. Algunos síntomas del estrés académico.
  5. Exceso y falta de estrés.

1. Lo que no es el estrés.

Para entender el misterio del Estrés Académico primero que todo uno debe sacarse de la mente la idea de que si no tenemos ningún estrés, seremos felices y todo marchará a pedir de boca. Eso es falso.

Sentir tensión o nerviosismo ante ciertas situaciones de tanto en tanto y por un breve tiempo, no se puede definir como estrés. El estrés es algo más.

Aquel que no viva con algo de estrés, es porque está bajo tierra, o sea está muerto. La vida, tal como la conocemos, tiene y debe tener episodios de estrés. El estrés no es sinónimo de algo malo. Por el contrario, usualmente es recomendable tenerlo. Y es recomendable porque saca lo mejor de uno en el momento que se necesita. Eso nos trae satisfacciones y eleva nuestra autoestima.

2. Dos tipos de estrés.

Hay dos tipos: el estrés agudo y el estrés crónico. El agudo es, por ejemplo, es cuando tenemos que enfrentarnos a un examen la próxima semana y debemos repasar y estudiar con ahínco antes de la fecha. Llegado el momento del examen la persona está justamente en el punto más alto de ese estrés agudo. Pasado el momento de la prueba, empieza a relajarse y restablecer su equilibrio interno.

El problema aparece cuando ese estrés agudo se vuelve crónico, o sea la repetición del estrés agudo continuado en el tiempo. O sea, ese mismo estrés agudo, vivido a lo largo del semestre, o del año o durante la carrera completa. Es así que se inician los problemas de salud.

Si dibujamos el estrés académico normal, o sea el agudo que experimentamos en un cierto período de tiempo, este sería como una suerte de tobogán.

Clásica curva del estrés

3. Lo que puede desencadenar en estrés.

Hay hechos y circunstancias diversas que pueden conducirnos al estrés, ya sea el estrés académico crónico o el cotidiano. Si conocemos en nuestras vidas estas potenciales circunstancias y hechos, se puede entender mejor el misterio del estrés académico y puede prevenirse.

Estas son, entre otras, sobrecarga de trabajo académico o laboral, el sufrir de una enfermedad física que uno tiene que sobrellevar, el temor permanente al contagio en caso de enfermedades, el vivir en aislamiento o reclusión, enojos cotidianos que pueden o no estar relacionados con la vida académica o con la familia.

Otras circunstancias son, por ejemplo conflictos con parientes o amigos, convivencias difíciles de sostener, o duelo por la pérdida de un ser querido.

Otras quizá menores, pueden ser ver películas desagradables, tener que tolerar ruidos intensos, el sentirse impotente ante circunstancias externas que no se pueden manejar, así como pueden ser los obstáculos de la vida cotidiana.

Incluso ciertos acontecimientos positivos pueden inducir al estrés, como son el ingreso a una universidad. El estrés puede ser también el resultado de cómo la persona define lo que le sucede.

4. Algunos síntomas del estrés académico.

El misterio del Estrés Académico puede ser definido por medio de sus síntomas. Algunas de ellas pueden ser: ciertas disfunciones estomacales como la acidez, la gastritis o las diarreas. Se puede presentar una pérdida de apetito así como pérdida de memoria.

Se incluyen ciertos problemas con el sueño como son insomnios o pesadillas nocturnas. Sentir que uno tiene los músculos del cuello y de la mandíbula rígidos. A esto se le pueden agregar dolores de cabeza y migrañas.

Angustia y ansiedad difusa pueden ser parte de ellas, así como irritabilidad e intolerancia ante ciertos comportamientos de los otros, y todo ello puede aumentar las frecuencias de enfermedades incluso las enfermedades psicosomáticas.

5. Exceso y falta de estrés.

Muchas veces el misterio del Estrés Académico se da debido a la manera en cómo lo definimos. Para ciertas personas algunos hechos estresantes son negativos y creen que no se pueden manejar. Para otros, esos mismos estreses no lo son porque fueron definidos más bien de manera positiva o como retos a superar. Y de hecho se pueden usar para un mejor aprendizaje.

Pero un exceso de estreses agudos en el tiempo, o sea vivir un estrés crónico, de hecho puede crear enfermedades psicosomáticas, o vivir niveles de angustia altos. Esto puede conducir a situaciones muy disfuncionales como son los trastornos depresivos.

Por el contrario, pueden existir circunstancias en donde hay una falta de estrés, como por ejemplo el desempleo durante largo tiempo, o el no haber podido ingresar a una universidad o instituto de educación superior. El no hacer nada, el no tener una actividad que provea de significado a la vida de un adolescente. Todo esto puede también generar estrés, aunque parezca sorprendente.

Si se desea más información respecto al estrés como consecuencia de un exceso del mismo o por la falta de él relacionado con el mundo de los estudios académicos, y además para adquirir métodos y hábitos de estudio, puede contactarme en este Blog para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web, o también para tener algún tipo de asesoría directa en línea.

Enlaces recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »