Mapas mentales o mapas cognitivos.

Mapas mentales o mapas cognitivos.

Desarrollando mapas mentales.

Desarrollando mapas mentales.

Los mapas mentales, o mapas cognitivos, son uno de los más grandes secretos para el éxito académico, no importa el nivel en el que te encuentres, y eso es porque son herramientas muy útiles para el proceso de aprendizaje y memorización.

¿Por qué? Porque los mapas mentales o mapas cognitivos utilizan la representación gráfica para la plasmación de ideas, conceptos y procesos mediante esquemas, croquis o diagramas (que pueden incluir diagramas de flujo), y para sistematizar cualquier contenido, ya sea académico o no.

Por otro lado, los mapas mentales o mapas cognitivos son sumamente moldeables y versátiles y se adecúan al gusto o preferencia del estudiante dependiendo del tipo de inteligencia que posea. Una ventaja adicional a tener en cuenta es que una vez dibujado o diseñado el mapa, el contenido vertido difícilmente se olvida. Los mapas mentales ayudan a jerarquizar conceptos, a organizar secciones de manera visualmente claras, entre otras de sus cualidades.

Con los mapas mentales puedes armar historias reales o ficticias, planes para el futuro, puedes crear la estructura de cuentos o novelas, o representar una lectura o novela que estés leyendo, un guión de cine o vídeo, una lección impartida, etc.

Existen muchas variantes y las más populares son:

  • El mapa mental de tipo sol.
  • El mapa mental de nubes.
  • El mapa mental de ciclos.
  • El mapa mental de aspectos comunes.
  • El mapa mental de agua mala, entre otros.

Uno puede consultar estos tipos en la Internet e incluso descargar programas y aplicaciones gratuitas para los ordenadores.

El diseño de estos mapas mentales permiten organizar los eventos o los datos que uno desea, y que van en consonancia con el funcionamiento cerebral. Eso hace que memorizar la información sea más fácil y con alta eficacia.

En los mapas mentales, cualquier información expuesta, está siempre vinculada a otra, de manera que se asocia casi automáticamente a otras partes del contenido. Cuando uno incorpora más y más conocimientos e información, más enlaces mentales construye y por tanto la memoria es más confiable y sólida.

¿Para qué sirve diseñar y construir mapas mentales?

Aprender nuevos conceptos.
Desarrollar la creatividad.
Ahorrar tiempo.
Solucionar problemas.
Aprender a concentrarse.
Organizar los pensamientos mejor.
Aclarar ideas.
Estudiar más rápidamente y mejor.
Recordar más.
Tener una visión general y sintética.
Planificar.
Aprobar los exámenes con mejores calificaciones.

¿Qué se requiere para crear un mapa mental?

  1. Una hoja de papel.
  2. Rotuladores, con preferencia de colores.
  3. Tu cerebro.
  4. Imaginación.

Dibujando un Mapa Mental en pocos pasos.

  1. Empieza en el centro.
  2. Dibuja una imagen.
  3. Utiliza colores.
  4. Irradia desde el centro.
  5. Líneas curvas.
  6. Una línea, una palabra clave.
  7. Imágenes.
Mapas mentales o mapas cognitivos
Mapas mentales o mapas cognitivos

 

  1. Empieza en el centro

Hay que iniciar el dibujo del mapa mental o mapa cognitivo desde el centro de la hoja. De esa manera, uno se siente con la libertad de moverse en cualquier dirección y así poder expresarse con libertad.

2. Dibuja una imagen.

Dibuja una imagen en el centro de la hoja. Esa imagen expresa, representa o simboliza la idea principal. Dicen que una imagen vale más que mil palabras y ayuda a la imaginación creativa, utilizando una cualidad de la inteligencia viso-espacial.

3. Utiliza colores.

Los colores estimulan la mente y el cerebro, añadiendo vitalidad. Adicionalmente ayudan a diferenciar las informaciones expuestas en el papel. Los colores en este caso, ayudan a la creatividad.

4. Irradia desde el centro.

El mapa mental o mapa cognitivo se inicia cuando dibujas líneas (preferiblemente curvas) que parten del dibujo central. Al final de cada línea debe estar escrita una palabra clave, una idea importante relacionada con el tema escogido. Conéctalas mediante líneas o ramas. Este método es muy favorable porque nuestra mente y nuestro cerebro trabaja mediante asociaciones. Por tanto vinculándolas con líneas o ramas, te será más fácil recordar. Mientras más lejos del centro está la rama, más fina debe ser. Como cuando vemos las ramas de un árbol.

Esta representación gráfica es similar a la distribución estructural y arquitectónica del mismo cerebro y por tanto del pensamiento, o sea con líneas y ramas.

5. Líneas curvas.

Usualmente las líneas curvas son más atractivas que las rectas, aunque hay que reconocer que las líneas rectas ayudan a poder vincular conceptos más rápidamente.

6. Una línea, una palabra clave.

Una palabra clave por línea te da la posibilidad de irradiar más líneas y más palabras relacionadas con aquellos conceptos. No se deben utilizar frases.

7. Imágenes.

El colocar imágenes en el mapa mental, hasta donde sea posible, ayuda a condensar muchos conceptos e información. De este modo se pueden condensar muchas ideas y por tanto muchas palabras y conceptos en la mente y en la memoria.

Este método tan gráfico y fácil de hacer, se puede complementar con métodos y hábitos de estudio, cosa que facilitaría muchísimo el aprendizaje.

Si deseas más información al respecto y en relación a las consecuencias de tener métodos y hábitos de estudio, puedes contactarme en este Blog para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web.

ENLACES RECOMENDADOS

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »