Conflictos familiares dificultan el aprendizaje

Conflictos familiares dificultan el aprendizaje

Conflictos familiares dificultan el aprendizaje: 5 aspectos

La afirmación, los conflictos familiares dificultan el aprendizaje en adolescentes así como su desarrollo, son una realidad. Existen diversos conflictos familiares, y una en particular es la necesaria rebelión contra los padres. ¿Necesaria rebelión contra los padres? Si, la necesaria rebelión contra los padres.

Aunque parezca absurdo, los expertos en la psicología de la adolescencia coinciden en que parte del crecimiento y la formación de la personalidad de los adolescentes, debe existir cierto nivel de oposición contra sus padres para diferenciarse de ellos, sin llegar, por supuesto, a niveles extremos de conflicto o ruptura. De allí la necesaria rebeldía. Veamos algunos aspectos y algunas soluciones.

Los conflictos familiares dificultan el aprendizaje. 5 aspectos

  1. Los adolescentes se rebelan y no desean estudiar
  2. La rebeldía contra los padres proviene de una natural desilusión
  3. La rebeldía se desvanece
  4. La rebeldía no es usualmente mortal
  5. ¿Cómo deben asumir los padres esas rebeldías?

1. Los adolescentes se rebelan y no desean estudiar.

Es muy usual que en las familias con adolescentes se presenten episodios de rebeldía o fuerte afirmación frente a los padres. Los expertos en el tema concluyen que estas rebeldía o arranques de afirmación son necesarias para la formación de la personalidad porque se diferencian de ellos, y de esa manera se van forjando como adultos.

Durante la infancia, para los niños y niñas los padres son sus héroes, o sea los puntos de referencia de sus vidas, los ángeles guardianes, sus protectores. Deseaban ser como ellos, seguir sus pasos. Sin embargo, cuando entran a la pubertad y la adolescencia, este actitud y comportamiento se convierte en lo contrario.

No es de extrañar, pues, que una de las manifestaciones de autoafirmación frente a los padres, es no estudiar, o estudiar mínimamente como para aprobar los cursos, pero como manera de oponerse a sus progenitores.

Los conflictos familiares dificultan el aprendizaje, así como pueden exacerbar otros comportamientos como son la rebeldía. 

2. La rebeldía contra los padres proviene de una natural desilusión.

Los padres, frente a un panorama de rebeldía incomprensible, muchas veces pierden el rumbo, pierden la serenidad, pueden sentirse culpables, o por el contrario pueden volverse autoritarios, cosa que empeora las relaciones entre ellos, y hace que sus hijos se vuelvan aún más rebeldes.

Lo que sucede con los adolescentes es que al crecer «descubren» que sus padres no eran los héroes o dioses que adoraban cuando niños, sino que son simplemente humanos, que se equivocan como cualquiera y que, además, para la completa desilusión de ellos, también mueren, como cualquier otro humano. Eso es un gran choque emocional para los adolescentes que usualmente es inconsciente.

En ese sentido, los comportamientos que pueden presentar los adolescentes, pueden acelerar ciertos conductas en la familia. Por tanto, los conflictos familiares dificultan el aprendizaje dentro de este círculo vicioso.

3. La rebeldía se desvanece.

Esta conducta, según como se maneje, puede ser o no ser pasajera. Usualmente esta va desapareciendo en la medida que los adolescentes van creciendo y madurando. Lo peor que pueden hacer los padres en esos períodos, es forzar a sus hijos a estudiar.

Hay maneras menos autoritarias y menos desesperadas de persuadirlos. Un diálogo sereno en el cual los padres puedan hablar de esto con sus hijos, siempre lleva a mejor puerto.

Si es cierto que los conflictos familiares dificultan el aprendizaje, los padres deben tener la suficiente madurez y observación de las conductas de sus hijos, para que no se continúe con el círculo vicioso antes mencionado.

4. La rebeldía no es usualmente mortal.

Una vez entendida la dinámica que yace bajo estos comportamientos rebeldes, los padres pueden calmarse y saber que ese es un proceso necesario en sus hijos, tanto varones como mujeres, y que con un buen diálogo y manifestándoles claramente que los comprenden, se pueden solucionar varios problemas a la vez.

Las conductas rebeldes difícilmente llegan a ser mortales. En la medida en que van desapareciendo, el interés por el estudio puede emerger nuevamente.

En este nuevo interés por los estudios, hay que evitar los problemas grupales, porque como ya sabemos, los conflictos familiares dificultan el aprendizaje de los estudiantes.

5. ¿Cómo deben asumir los padres esas rebeldías?

Los adolescentes necesitan y desean ser escuchados, pero también desean que los padres sean firmes sin llegar a ser autoritarios.

Las rebeldías son una llamada de atención para decir que ya son mayores, que tienen una opinión importante, que desean ser tomados en cuenta, etc. Acceder a ello, o sea que los padres cedan terreno es una manera de motivar a sus hijos a que sigan con sus proyectos, en particular con sus estudios superiores. Hay que ceder porque los conflictos familiares dificultan el aprendizaje y lo mejor es aliarse con los adolescentes universitarios.

Una de las mejores maneras de ceder, es estudiar con ellos. Promoverles los buenos métodos y hábitos de estudio para que su calificaciones sean producto de un mejor vínculo con sus padres, y por tanto sus carreras fluyan.

Si desea más información al respecto en relación a las consecuencias de tener dificultades en cuanto a métodos y hábitos de estudio, puede contactarme en este Blog ya sea para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web, o también para tener algún tipo de asesoría directa en línea.

Enlaces recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »