Autosugestión para el aprendizaje

Autosugestión para el aprendizaje

Autosugestión para el aprendizaje: 4 aspectos

¿Qué es la autosugestión para el aprendizaje? Aquí un ejemplo.

«No tengo reloj despertador ni radio con alarma. Tampoco un celular para despertarme a una hora exacta mañana en la mañana. Pero quiero despertarme a las 6:00 a.m. y lo haré». Y se despertó a esa hora exacta. Esta es una anécdota muy común entre la gente, en particular entre estudiantes. Esto es lo que se puede llamar autosugestión o también autoprogramación y se puede aplicar para el aprendizaje.

La autosugestión para el aprendizaje es algo muy común entre los estudiantes responsables. La autoprogramación puede ser también entendida como la repetición de un deseo o varios deseos de manera constante para que se realice de la manera más precisa posible.

Esta autoprogramación o autosugestión para el aprendizaje puede tener como objetivo lograr mejores calificaciones, estar en los primeros puestos en la universidad o en los institutos de educación superior, obtener becas para estudiar, etc.

Muchos estudiantes, adolescentes o no, no saben cómo lograrlo. La autosugestión para el aprendizaje está ya dentro de todos nosotros y es fácil de usar.

Autosugestión para el aprendizaje: 4 aspectos.

  1. Los deseos.
  2. Selección de deseos.
  3. Validar los deseos.
  4. La mejor solución.

1. Los deseos.

Todos tenemos deseos, muchos deseos, pero en lo que respecta a los estudios y los logros que deseas obtener, hay que tener claridad de qué es lo que deseas. Puede ser tener las mejores calificaciones, sobresalir entre los/las demás, ser admirado/a, obtener felicitaciones, obtener becas, o incorporar nuevos conocimientos, entre otros.

Por otro lado, los deseos y las intenciones cambian con el tiempo. Los deseos de hoy no son los deseos de mañana. Quizá pensaste, por ejemplo, que tu vocación era tal o cual carrera, y de pronto descubres que no es así y cambias.

También puede suceder que termines una carrera y empieces tu práctica, pero en el camino tomas conciencia de que deseas estudiar otra carrera más porque la primera no era tan satisfactoria. No hay problema.

De todos modos hay que hacer una selección de tus deseos e intenciones en el proceso para que estos se hagan realidad.

2. Selección de los deseos.

Debes de saber qué priorizar, y evaluar de ese modo si lo que deseas es lo mejor para ti y para los demás.
Por supuesto que también pueden ser una combinación de algunas de ellas o de todas a la vez. Quizá, por ejemplo, al inicio de una carrera y a pesar de tus deseos, no podrías dar todo de tí, y eso porque no tienes aún métodos y hábitos de estudio.
Si se combinan deseos, intenciones y las técnica para estudiar, el camino se hace más fácil.

3. Validar los deseos.

Generalmente la mayoría de los deseos en cuanto a adquirir una profesión son válidos, pero unos son más «válidos» y más realistas que otros porque tienen más peso, más madurez y responsabilidad.

Por ejemplo, si deseas tener una carrera para tener dinero solamente o un reconocimiento de parte de la gente que te rodea, o para salir de premuras económicas, puedes hacerlo, pero esa no es una carrera en la cual está tu vocación, tu corazón, o sea en la cual están tus emociones y tu intelecto. Batallas contra ti mismo/a.

Hay gente que opta por una profesión por estos motivos y usualmente termina o abandonando los estudios o enfermando porque fuerzan su identidad, dirigen sus energías hacia una exigencia que no les trae satisfacción. Y esperan ilusoriamente que la satisfacción monetaria o el reconocimiento se produzca en el futuro. Pero, recordemos, el futuro no existe. Lo vas creando tu.

Por tanto hay que priorizar cuáles deseos tienen un eco positivo en tu alma, ya sea en cuanto a selección de carrera, y ya dentro de la carrera, cuáles son los objetivos buscas o intentas lograr.

4. La mejor solución.

La mejor solución en cuanto a la autosugestión para el aprendizaje o autoprogramación, es la combinación de deseo más la adopción de métodos y hábitos de estudio. Hay quienes tienen las mejores y más intensas intenciones, pero sus técnicas para estudiar son pobres o incompletas y por tanto malgastan su tiempo y dinero. Finalmente se desaniman.

En otras palabras, puedes tener buenas intenciones, puedes tener buenos deseos, puedes haber escogido la carrera que querías, pero si no tienes métodos y hábitos de estudio, el camino puede ser muy abstruso y desagradable.

Un ejemplo en donde la autosugestión para el aprendizaje o autoprogramación, puede ser cuando decides optar por estudiar una maestría o un doctorado. Las exigencias son siempre más altas, y en ese proceso la autoprogramación junto con los métodos y hábitos de estudio, van de la mano.

Autosugestión para el aprendizaje
Autosugestión para el aprendizaje

 

 

 

Si deseas más información al respecto en relación a las consecuencias de tener métodos y hábitos de estudio, puedes contactarme en este Blog para adquirir el manual de métodos de estudio titulado, «Fórmulas de éxito académico. Supera el estrés con métodos y hábitos de estudio», que también se vende a través de esta página web. También puedes pedirme algún tipo de consulta o asesoría.

Enlaces recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »